Dossier de Presentación

SOCIEDAD IBÉRICA PARA EL ESTUDIO Y 

CONSERVACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS (SIECE)

Pol. Industrial Los Jarales, C/ Mina Alcolea s/n

23700 Linares (Jaén) ESPAÑA

.......................................................................

Email: info@siece.org

.......................................................................

Web: www.siece.org

  • Facebook negro redondo
  • Twitter redondo negro
  • Vimeo Ronda Negro
  • YouTube - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Copyright © 2015 AAA-2542-01. All rights reserved

Censo de Alzacola rojizo

   Una de las actuaciones de nuestro Proyecto Biodiversidad y Olivar consiste en investigar el estado de conservación del alzacola rojizo en la provincia de Jaén.

      Este pájaro es uno de los que pueden asociarse a un hábitat de olivar (y también a otros entornos con árboles, arbustos y plantas cultivadas combinados con claros) y parece que su presencia entre olivos está disminuyendo muy significativamente de un tiempo a esta parte, hasta el punto de que se está haciendo bastante raro de ver. 

 

   El Libro Rojo de los Vertebrados de Andalucía lo catalogó en 2001 como "En Peligro de Extinción" y en 2004 se confirmó ese estatus a nivel nacional en el Libro Rojo de las Aves de España.

    Aunque el I Censo Nacional del Alzacola de SEO-Birdlife arrojó unas cifras para su población en España que tranquilizaban un poco, consideramos que estas alturas el ave sigue mereciendo una atención que quizá no se le haya prestado.

     Nos gustaría que la imagen atractiva de este pajarillo y la noticia del peligro de supervivencia animaran el interés que, en pos de la sostenibilidad, debería mantenerse para la mejora y recuperación de la biodiversidad en el olivar.

¿Por qué disminuye su población?

      Su dieta insectívora y sus costumbres lo hacen dependiente de un estado del agrosistema en el que la biodiversidad y las condiciones físicas del hábitat cumplan unos mínimos. Sin la microfauna de la que se alimenta, sin los claros suficientes entre olivos y sin un mínimo de matorral o arbustos no puede establecerse en el olivar como antes lo hacía. 

 

      Parece evidente que la extensión de un modelo de explotación agrícola que ha ido arrinconando por distintas vías la riqueza biológica está haciendo retroceder la abundancia de este ave. Se ha apuntado también la pérdida de hábitat en zonas de costa o próximas a ella por la transformación de cultivos en espacios urbanizados.

El cambio en la explotación del olivar: menos diversidad, menos fauna, menos alzacola.

 

     En el camino de la progresiva intensificación de la explotación de las fincas de olivos a partir de olivares tradicionales poco mecanizados se han ido eliminando muchos de los restos de biodiversidad que aún conservaban estos espacios.

 

     La maquinaria pesada y las técnicas agronómicas modernas han permitido aprovechar para el cultivo muchos rincones que en otros tiempos se daban por perdidos y quedaban a merced de la naturaleza. Además la concepción como espacio "industrial" del terreno agrícola ha ido extendiendo los grandes monocultivos y erosionando la variedad del mosaico tradicional de plantas y explotaciones. Esta monotonía ataca a la biodiversidad y, en el caso que nos ocupa, a los requerimientos de hábitat del alzacola. Con las solas vistas del negocio maximizado al corto plazo, se ha ido mermando el interés por ciertos elementos diversificadores del paisaje en general y de cada olivar en particular (como árboles y arbustos de fruto, de linde, de soto...) que finalmente se han arrasado. No caben en esta idea de campo-industria aquellos apegos emocionales al árbol que creció con el abuelo o con nosotros mismos, que siempre nos ofreció el rincón y la sombra para el bocado y el descanso de la media mañana o que era la percha para el trino de los pájaros. Ni árboles, ni setos, ni sotos, estos elementos del hábitat se han cambiado por el "orden" y el rigor agroindustrial y así, por ejemplo, se han hecho escasos o casi inexistentes los rinconcillos entre los arbustos en los que el alzacola puede construir su nido.

 

     Otro factor de cambio con influencia en las poblaciones de alzacola en terreno de olivar puede constituirlo el aumento de densidad de árboles. El ave es afín a espacios semiabiertos, con arbustos y arbolado dispersos, y un cultivo más intensivo en el sentido de más árboles por hectárea podría hacer el entorno menos atractivo o propicio para este pájaro.

 

      La aplicación de plaguicidas y fertilizantes "a manta", sin medida de necesidades concretas, sin determinación de los momentos adecuados, ha intoxicado el campo y ha hecho colapsar al componente fauna del agrosistema. Sin la base de los pequeños animales (los invertebrados en general) los que se alimentan de ellos tampoco tienen su encaje.

Alzacola, un bioindicador.

   Por lo dicho, quizás pueda entenderse al Alzacola como un indicador de la calidad agroecológica, de la biodiversidad de los olivares, y en este sentido queremos saber más de él. En esta campaña vamos a realizar muestreos en el campo que queremos completar con información procedente de personas que hayan detectado al ave. Además de un diagnóstico de abundancia queremos aproximarnos a la idea de si su presencia puede asociarse a olivares con mayor índice de diversidad biológica y avanzar en esa hipótesis del Alzacola como bioindicador del olivar.

Nos interesa tu interés

     Queremos saber del Alzacola y tú puedes ayudar transmitiéndonos lo que conoces de él a partir de tus observaciones: su distribución, sus hábitos... No tienen que ser datos completísimos ni muy elaborados, cualquier detalle nos vale, cualquier observador es bueno.

 

     Por ejemplo, si citas el lugar preciso donde lo has visto y añades unas notas breves sobre ese hábitat ya estás aportando datos de mucho valor.

 

   - Tipo de cultivo y algún rasgo del mismo (con suelo desnudo, con cubierta vegetal, con vegetación natural periférica o asociada...)

  - Tipo de vegetación (arbustiva, herbácea, rala, ...; densidad mayor o menor de la misma...)

 - Otros rasgos del entorno (natural, agrícola, semiurbano...; árido...)

 

      Y si no has visto nunca un alzacola... ¿por qué no te pones a su búsqueda? Puede ser un buen momento para que tus paseos por el campo tengan este plus de curiosidad por lo natural. Prismáticos, guía de aves, cuaderno de notas, cámara fotográfica... todo eso puede ayudarte (lo primero, imprescindible casi).

¿Cuándo se puede ver al Alzacola?

      El alzacola comienza su estancia estival en la Península a principios de mayo y permanece luego hasta septiembre

     El censo nacional de SEO-Birdlife de 2004, a partir de los datos obtenidos, apunta que el mediodía y las horas que rodean a este son seguramente los momentos en que se avista con más frecuencia.

     En cuanto al hábitat preferido por el alzacola, a partir del extenso muestreo descrito y publicado en "El alzacola en España. I Censo Nacional (2004)" de SEO-Birdlife se desprende que el entorno que más frecuencia de contactos ofreció fue el del viñedo, seguido por zonas con mosaico de cultivos pero predominio de olivar y viñedo y en tercer lugar el olivar puro. 

Alzacola rojizo. Javier Milla.

Alzacola rojizo. SIECE.

    Por debajo de estos, claramente menos frecuentados por el Alzacola se obtuvieron, en orden de mayor a menor relevancia como hábitats, los cultivos mixtos en secano (árboles y herbáceas y matorrales sin predominio de ninguno en concreto), pinares (de bajo porte en mosaico con pastos y otros cultivos), cultivos herbáceos (pastizal, cereales, hortalizas...), almendrales, matorrales y dehesas de encinas. No se llegaron a detectar Alzacolas en ninguna de las 45 estaciones de muestreo en frutales de regadío (frutos tropicales, ciruelos, melocotoneros...) y prácticamente tampoco en el resto de medios (zonas urbanas y de infraestructuras, invernaderos, eucaliptales...).

      Así pues, viñedos, olivares y cultivos mixtos de secano destacan como los entornos con más densidad de alzacola. La gran cantidad de variables a considerar en el censo de 2004 y el no ser un objetivo prioritario del mismo la determinación de los hábitats preferidos por el ave no permitió llegar a una descripción más fina de los mismos y así no disponemos de datos que puedan discriminar entre olivares más o menos densos, o más o menos intensivos, o distinguir entre olivares ecológicos y convencionales en relación con la presencia de Erythropygia galactotes.